Inicio - Procesiones Semana Santa de Zaragoza - Procesiones de la Semana Santa de Zaragoza

Procesiones de la Semana Santa de Zaragoza

A lo largo de la Semana Santa de Zaragoza se celebran distintas procesiones en las que las cofradías de la ciudad desfilan portando las espectaculares imágenes que rememoran principalmente pasajes de los últimos días de vida de Jesús por las calles de Zaragoza, bien de forma individual o conjunta. La mayoría de las procesiones de la Semana Santa de Zaragoza están acompañadas del sonido de tambores y cornetas, aunque también las hay las que se realizan en un solemne silencio.

Entre las procesiones de la Semana Santa de Zaragoza destacan el Pregón de la Semana Santa el Sábado de Pasión, con la que se da inicio a la Semana Santa en Zaragoza, la Procesión de las Palmas el Domingo de Ramos a cargo de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén, la Procesión del Encuentro la noche del Miércoles Santo, que escenifica el encuentro de Jesús con su madre la Vírgen María en la Plaza del Pilar, la Procesión del Silencio el Jueves Santo, la Procesión de la Piedad, que se lleva a cabo la madrugada del Jueves al Viernes Santo por las calles del centro de la ciudad y en la que se viven emotivos momentos especialmente a su paso por el Barrio del Boterón, la Procesión del Santo Entierro la tarde del Viernes Santo y en la que participan todas las cofradías de Zaragoza y la Procesión del Encuentro Glorioso, que pone fin a las celebraciones de la Semana Santa de Zaragoza la mañana del Domingo de Resurrección.

En cada una de las procesiones de la Semana Santa de Zaragoza cientas son las personas que acompañan de forma solemne a las imágenes de todas y cada una de las cofradías, unidas en la adoración de la figura de Cristo portando velas, estandartes, faroles y palmas, acompañadas por el característico sonido de los tambores, cornetas y carraclas. La belleza y el sentimiento que transmiten en su caminar por las calles de Zaragoza convierten a la Semana Santa de Zaragoza en una de las más seguidas por fervientes creyentes y curiosos de nuestro país.

Compartir